Cómo elegir la maleta para tu próximo viaje

Ya tienes el destino elegido, las fechas y la compañía. Estás en plenos preparativos de algo que es mucho más que un viaje: vacaciones, nuevas experiencias, una hoja en blanco por escribir… Pero la aventura que te espera no está reñida con ser práctico. Y, como cada viaje es único, lo mismo pasa con las maletas: ¿sabes qué deberías tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de equipaje que más te conviene según el viaje que vayas a emprender?

Destino y duración del viaje

No es lo mismo un viaje mochilero por Camboya que un crucero en familia por el Mediterráneo o una escapada romántica de fin de semana a París, ¿verdad? Al final, de lo que se trata es de que la maleta no sea un mero complemento donde poder meter la ropa sino un efecto práctico que se ajuste a lo que necesitamos en cada momento y que nos sea lo más cómoda posible de transportar. Por lo tanto, eso es lo primero que debemos tener en cuenta: ¿Qué maleta necesito para el destino que voy a visitar y para la duración del viaje?

Por ejemplo, si vamos a realizar una escapada de fin de semana, una maleta de cabina rígida o blanda o una bolsa de viaje (de un tamaño aproximado de 40-50 cm) con ruedas serían la opción más recomendable por su comodidad. Realmente, para un par de días no necesitas mucho más espacio y más vale ser práctico a tiempo, antes de escoger una maleta mayor y llenarla de cosas que realmente no vas tener días suficientes para utilizar. ¿Sabes aquello de cuanto más espacio tenemos, más cosas metemos? Pues casi mejor que ni tener la tentación, ¿verdad?

Otra opción, en el caso de que viajes con otra persona, es utilizar una única maleta para ambos, y en este caso una maleta de tamaño mediano (de 55 a 65 cm) sería lo ideal.

Si vas a realizar un viaje de más larga duración, deberías plantearte elegir una maleta resistente. La opción más recomendable en este caso sería una maleta rígida y de tamaño grande (de 70-75cm), que ya te permitirá llevar cómodamente más ropa, de acuerdo a los días de duración, diferentes climatologías y estilos, etc.

A lo hora de realizar un viaje en familia y con niños, lo más práctico es que cada persona lleve su propia maleta, pero en este caso puedes optar por jugar con las posibilidades que te brinda un set de viaje con maletas de diferentes tamaños.

El medio de transporte

El medio de transporte en el que vamos a viajar también es muy importante a la hora de elegir una maleta u otra. Una vez más, debe primar la practicidad.

Por ejemplo, si viajamos en avión tendremos que tener en cuenta las restricciones y suplementos de cada aerolínea respecto al equipaje. Normalmente, todas las aerolíneas permiten a cada pasajero llevar una maleta de cabina y una o dos maletas para facturar. Pero no te olvides de consultar las condiciones específicas de cada aerolínea para que no tengas que llevarte una sorpresa desagradable justo antes de embarcar. Por ejemplo, Ryanair es especialmente estricta con el equipaje de cabina, que debe ceñirse a un peso y unas medidas muy concretas.

Si por el contrario vamos a viajar en tren o autobús, tendrás más libertad a la hora de escoger tamaños y el número de piezas, pero con todo lo más recomendable es que elijas con sentido común y que no pierdas de vista el tema de la comodidad.

Si vas a desplazarte en coche, ten en cuenta la limitación del espacio disponible del maletero. Para este caso, lo más recomendable es optar por una maleta blanda o una bolsa de viaje con ruedas, mucho más flexibles a la hora de

El estilo

Que la elección de la maleta tenga que regirse por una cuestión de practicidad, no quiere decir que tengamos que elegir una maleta sosa que no nos guste. Además de su utilidad, la maleta también es un complemento que se debería ajustar a tus gustos personales, a nivel de diseño y color. Para algo tu maleta va a ser tu compañera de viaje y te va a acompañar en el camino.

Por otro lado, para el caso de las maletas más simples y comunes, de un solo color más básico, por ejemplo negro o azul, y si se da el caso de que vas a viajar en avión, deberías plantearte “customizarla” de algún modo para que no sea tan fácil de confundir y evitar sorpresas.

Deja un comentario