Las maletas de cabina y el equipaje low cost

Después de Semana Santa queda a penas nada para el verano y ya vamos pensando en cómo organizar nuestro viaje. Que si hoteles, dinero y por supuesto; maletas.

El tema del equipaje sigue siendo ese complejo y extraño mundo dónde un error se puede pagar con tu alma o bien con más dinero del necesario. Todos conocemos ese sudor frío que se produce cuando no ves llegar tu maleta en la cinta de equipaje o cuando llega nuestro turno en las básculas de las compañías Low cost. Y no solo eso, una vez  superadas estas pruebas que vivimos como auténticos espartanos… ay, ha crujido algo en la maleta. ¿El portátil? ¿La cámara? Y es que no damos para disgustos.

Por eso es muy importante planear con calma nuestro viaje y dedicar un tiempo a estudiar las exigencias de nuestra compañía. Porque todos hemos visto ese brillo especial en la mirada de quién sabe que ha hecho bien la maleta, no como tú que estás intentando redistribuir el peso mientras llevas tres abrigos en la cola de Ryanair.

Si hablamos de este tipo de compañías es importante tener asentado un concepto: maleta de cabina. Y es que las maletas de cabina deben comprarse como quien compra leche o huevos, muy necesarias. Todo el mundo debe tener una maleta de cabina. Para ello es muy fácil entrar en Maletalia e ir a su apartado de equipajes de este tipo: http://www.maletalia.com/maletas-de-cabina/.Las medidas son el factor estrella (55cm x 40cm x 20cm) y deben aprenderse por el bien de nuestra supervivencia como viajeros.

El peso es otra lucha, y es que el exceso de peso se paga muy caro. Tu entrenador personal lo sabe y las compañías de viaje, también. 20 euros mínimo pueden ser la penalización e incluso una facturación no deseada. Hay que consultar previamente los precios y los kg que se pueden facturar si no tienes bastante con tu equipaje de mano o maleta.

Si vas a facturar varias debes distribuir bien el peso entre ellas con tal de conseguir un peso óptimo económicamente hablando. Por supuesto debes ser coherente con tu equipaje y no llevar nunca más de lo necesario, de lo contrario siempre está la opción de facturar otra maleta aparte. Asimismo, cuando contemplamos la posibilidad de facturar debemos dar por hecho que nuestras maletas tendrán un trayecto duro y vivirán miles de aventuras en ese mundo oscuro al que pasan cuando las ves desaparecer por ese agujero. Por eso, es recomendable elegir maletas rígidas con tal de que sufran el menor desperfecto posible tanto ellas como nuestro equipaje.

Deja un comentario